Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

En lo que respecta a la rinoplastia, un hombre tiene unas proporciones faciales propias que es lo que hace que su rostro se defina como masculino. Por esta razón los cambios que debemos realizar en un hombre serán, lógicamente, diferentes a los de una mujer.

Habitualmente los hombres que consultan por una rinoplastia, lo hacen por presentar una giba nasal, punta caída o base nasal ancha, sin olvidar problemas funcionales como la desviación septal o la desviación de la nariz. Éstos últimos producidos habitualmente por traumatismos nasales, los cuales son más frecuentes en los hombres jóvenes.

Aunque en el caso de los hombres la rinoplastia suele ser una cirugía para reducción, es decir que tenemos que quitar en lugar que poner, siempre debemos ser más conservadores que en el caso de una mujer, sobre todo en lo que a la posición de la punta y la altura del perfil se refiere.

Un hombre debe tener un ángulo nasolabial de unos 90º, el cual siempre será menor que el de una mujer. Este ángulo lo que mide es la inclinación de la punta con respecto al labio, o para que lo entiendas mejor si la nariz es más o menos respingada ( a más ángulo más respingada estará la punta nasal).

Tampoco es aceptable que un hombre tenga una nariz demasiado pequeña, o una punta muy estrecha o un perfil demasiado bajo, pues de lo contrario la apariencia dejará de ser natural y masculina.

Por todo lo anterior el abordaje de una rinoplastia en hombres requiere una planificación y unas técnicas específicas a sus características; que posibiliten a su vez la obtención de resultados naturales, masculinos, y estables en el tiempo que garanticen una buena función respiratoria.

En resumen, si estás pensando en una rinoplastia para hombre en Bogotá o Madrid ten en cuenta que el Dr. Escobar puede ofrecerte resultados conservadores y adaptados a tus características físicas.

Autor: PAULO ANDRES ESCOBAR MD