Miércoles, 08 Julio 2015

La lipoinyeción o lipoinjerto es un método de embellecimiento facial que consiste en extraer una pequeña cantidad de grasa de una zona del cuerpo para inyectarla en otra zona diferente.

Como es sabido con el paso del tiempo o por una cuestión genética la grasa facial puede ir desapareciendo paulatinamente haciendo que los rasgos se endurezcan dando una apariencia envejecida al rostro.
Una excelente opción para corregir esto es la lipoinyección facial
Las zonas de la cara que mas se pueden beneficiar de la lipoinyección son los pómulos, los surcos nasagenianos (los pliegues que se forman en los laterales de las alas nasales), las áreas temporales e incluso los labios.


Uno de los puntos a tener encuenta en la lipoinyección es que existe algo de reabsorción de la grasa inyectada. El grado de dicha reabsorción variará segun la técnica que se emplee para extraer, tratar e inyectar las células grasas, la capacidad para sanar de la zona operada , la cantidad inyectada y el tipo de area tratada.
Sin embargo hoy en día las técnicas se han perfeccionado al punto que los resultados pueden ser estables durante varios años. Una de las claves que están permitiendo obtener mejores resultados hoy en día es el uso de los factores de crecimiento que estimulan las células madre existentes en la grasa inyectada. Estos factores de crecimiento están presentes en el plasma sanguineo y al mezclarlo con la grasa los resultados serán más estables. ( si quieres saber más sobre este punto te invito a leer la entrada sobre Lifting vampiro).

Esta técnica puede realizarse mediante anestesia local en la zona donde se extrae la grasa ( generalmente la zona periumbilical que por el tipo de grasa que presenta garantiza mejores resultados) y anestesia regional en la zona facial a tratar, tambien se puede hacer con anestesia general. La duración de esta operación es menor a una hora y la recuperación es muy rápida, salvo algo de inflamación en la zona del injerto y una leve molestia en el área de donde sacamos la grasa la norma es la ausencia de síntomas de interés.
La complicación más reseñable es la presencia de irregularidades en la zona tradada derivada de una mala técnica quirúrgica por esto es muy importante que te pongas en manos de un cirujano plástico facial con suficiente experiencia en este tipo de procedimientos.

Recuerda que solo en manos expertas esta técnica arrojará resultados sensacionales tanto en personas que quieran rejuvenecer su aspecto como en los que, aún siendo jóvenes, desean dar mayor volumen a alguna zona de su cara.

 

Valora este artículo
(0 votos)