Miércoles, 08 Julio 2015

En los últimos años han aparecido muchos tratamientos que prometen luchar contra las arrugas, de éstos unos han probado ser más efectivos que otros.


Uno de los métodos más revolucionarios que se han desarrollado para combatir el paso del tiempo en nuestra cara es el uso de los factores de crecimiento que existen en la sangre humana. Sin usar muchos términos médicos te diré que los factores de crecimiento son elementos producidos entre otras células por las plaquetas existentes en la sangre humana.
Estos factores fomentan el crecimiento de colágeno y otras sustancias que dan soporte y elasticidad a la piel, trabajando de dentro hacia fuera.
Este método, por lo tanto, evita usar sustancias que no son compatibles con nuestra piel, o rellenos que con el tiempo se reabsorben o pueden dejar irregularidades.

Por el uso de la sangre, que es de donde se obtienen las plaquetas, el método se denomina " Vampire Face Lift" o " Lifting Vampiro". Su costo en Estados Unidos ronda los 1.500 dólares si bien podrán haber diferencias según el especialista que lo realice.
El tratamiento requiere menos de 30 minutos, no requiere entrar en quirófano y después de aplicar el producto el paciente puede regresar a su actividad normal en muy poco tiempo. Con solo extraer una pequeña cantidad de sangre (9cc) y tras un proceso de centrifugado obtendremos la cantidad suficiente de plaquetas que tras un tratamiento especial inyectaremos en las áreas a tratar. Una vez inyectadas éstas empezarán a liberar factores de crecimiento que estimularán la síntesis de colágeno. El inicio de esta síntesis se prolongará hasta varias semanas después de la aplicación de las plaquetas, obteniéndose un resultado más natural que con los rellenos tradicionales.

Igualmente este método se puede usar para mejorar los resultados y el postoperatorio de cirugías plásticas faciales como el lifting facial o ritidoplastia, la lipoinyección facial o incluso la rinoplastia. Al tener un efecto beneficioso sobre la inflamación del área operada, la recuperación será más rápida y en el caso de injertos o implantes también evitará su reabsorción.

El nombre comercial de este método es Selphyl * y está aprobado por la FDA de Estados Unidos, para España y Latinoamérica el registro ya está en trámite y en breve estará a disposición de los especialistas en cirugía plástica facial.
*(Selphyl es una marca registrada de Aesthetic Factors LLC USA)

Valora este artículo
(1 Voto)